casa NIETO

Vivienda Unifamiliar en Las Cañitas. Malagueño, Córdoba. Argentina | 2013

Vivir en las afueras…
Ante el desafío de diseñar una vivienda es inevitable preguntarse: ¿cómo habitamos hoy nuestros hogares, cómo lo hace una pareja-futura familia joven, nuestro cliente? Y ¿cómo lo haría de un modo sustentable?

El desafío que se plantea frente a la lógica de uso, es sin duda, la dualidad: trabajar en la urbe – residir en el periurbano rural. Diseñar en estas “nuevas” células urbanizadas supone entender, a priori, la necesidad de los habitantes que lo eligen, de llegar al espacio de descanso y des-conexión como premisa suprema. Es así como la vivienda se implanta, casi “encajándose” entre la vegetación existente; elevándose un nivel para vivenciar, no desde abajo, sino entre el bosque.

Su relación con el entorno

La fachada S con frente hacia la calle, muestra una casa intimista en su expresión hacia lo público, cualificada por un tabique de hormigón visto de 25 cm de espesor que se impone en el primer piso. Se dispone la apertura del contrafrente hacia la orientación N, lo cual permite un buen asoleamiento en la diferentes estaciones del año y horarios del día, donde el recurso de diseño empleado como filtro/protección son planos horizontales de H° visto (aleros).

Materialidad

La vivienda se materializa en un 60% de hormigón armado en su estructura y losas vistas, además metal y madera en tabiques interiores. La reflexión se enfoca desde la búsqueda de materiales nobles que se expresan auténticamente y persiguen, no solo la síntesis de la forma, sino su durabilidad en relación a la intensidad de los usos.